Compañía¡LO ÚLTIMO!EspectáculosBlogVínculos

 

 

 

 

 

Aun no siendo muy conocido en nuestro país, Marco Antonio de la Parra (Chile, 1952) es uno de los autores teatrales más relevantes de su país y de una gran parte de Hispanoamérica. Además de autor teatral, es narrador y ensayista, así como también médico psiquiatra y crítico de televisión en Chile. En su haber tiene gran cantidad de títulos publicados, además de un número elevado de reconocimientos en su trayectoria como dramaturgo. Su abundante obra ha sido traducida al alemán, francés, inglés, italiano, polaco, portugués, turco y yugoslavo.


La sola mención de los títulos de sus creaciones teatrales informa sobre la variedad e intereses de este autor: Lo crudo, lo cocido y lo podrido (1978) sufre la censura de la época y solo conoce un preestreno, Matatangos, El deseo de toda ciudadana (premio del Círculo de Críticos de Arte a la mejor obra en 1987), La secreta obscenidad de cada día (la cual dirige él mismo e interpreta, convirtiéndose en una de las obras más interpretadas del autor en Hispanoamérica), Infieles, Dostoievsky se va a la playa, King Kong Palace, El padre muerto o Tristán e Isolda (1996) son sus obras más relevantes.

De la Parra escribe esta historia de amor basándose en la leyenda celta que ha inspirado grandes creaciones como la gran ópera del mismo título de Wagner. Se trata de un poeta teatral de gran agudeza, provocador y obsesivo, a la vez que comprometido, pues su obra se desenvuelve en un contexto social difícil, cercado en un régimen dictatorial de los más cruentos del continente, donde se experimentaron las rupturas más violentas al orden económico y social.


El teatro de Marco Antonio de la Parra es una ventana hacia la realidad de su país.